LOADING

Type to search

Tags:

Castillo San Miguel

Share

Ubicado en un monumento romano –criptopórtico- del siglo I d.C, cuya función era salvar el desnivel de la colina para construir el foro, se halla el museo arqueológico municipal. En su valiosa colección, que alberga restos de época argárica hasta aquellos pertenecientes al final de la Edad Media, destacan los ajuares procedentes de la necrópolis de Puente de Noy o los materiales encontrados en la factoría de salazón.

El vaso de Apofis I, los vasos de alabastro, la escultura de la diosa Minerva, las monedas acuñadas en la ceca de Sexi, etc. Son algunos de los testimonios de la cultura material de esta ciudad milenaria.

El Castillo de Almuñécar, está en la cima del cerro de San Miguel. En su origen fue un fuerte construido por los fenicios, allá por el siglo VII a.C. Por donde también pasaron otros pueblos de la antigüedad como griegos y cartagineses. Hasta la posterior romanización, en el siglo I d.C. cuando el área sufrió la fortificaron y la urbanizaron, para salvar el desnivel de la colina y construir el foro, conforme los cánones impuestos en el Imperio por Roma.

La parte más antigua del castillo son dos albercas o cisternas de época fenicia. De la colonización romana se conservan aún una cisterna, muros escalonados, y en el interior del recinto algunos restos de tumbas de una necrópolis de la última época del Imperio Romano de Occidente.

Pero sin lugar a duda, quienes dejaron mayor huella en el conjunto y los que sentaron las bases del castillo que hoy conocemos, fueron los musulmanes, desde el siglo XI. Cuando, además fue utilizado por la dinastía Nazarí como lugar de recreo desde el siglo XIII hasta la Reconquista por los Reyes Católicos.

Hacia el final del reinado del rey Fernando el Católico, y a lo largo del siglo XVI, ya bajo el reinado del Emperador Carlos V de Alemania y I de España, se cavó una trinchera alrededor del castillo llegando a constituir un auténtico foso, se instaló un puente levadizo y también la impresionante entrada frontal con sus cuatro imponentes torres circulares.

Durante la guerra de independencia de España contra la invasión de Francia en el siglo XIX (1.805-1.812), el edificio sufrió grandes destrozos y fue desmantelado por los invasores, según la práctica habitual del ejército napoleónico. Además, para derrotar a los franceses, los buques de guerra británicos desde el mar bombardearon Almuñécar y el Castillo, derribando una de sus torres. Esta torreta inclinada aún se ve hoy en día, a la izquierda de la entrada principal.

castillo san miguel 1

Posteriormente, se convirtió en el cementerio municipal, hasta el año 1977. Desde el año 1931 es considerado Monumento Nacional. Y desde los años ochenta del siglo XX con el boom del turismo, se iniciaron los trabajos de restauración para devolverle su antigua imagen.

En la actualidad, es propiedad del Ayuntamiento de Almuñécar y es la sede del Museo Histórico de la ciudad. También en el año 1993 fue declarado Bien de Interés Cultural.

Es un castillo espectacular, desde el que se pueden contemplar unas preciosas vistas de toda Almuñécar. El material principal de esta fortificación es la piedra y el tapial. El sistema de construcción es el de la mampostería, donde la piedra apenas está labrada. Sólo para las zonas más importantes se utiliza el ladrillo.

A pesar de toda su historia es la clara imagen un castillo árabe medieval. A lo largo de toda la construcción, proliferan las torres de diferentes formas. Algunas partes de la muralla y de las torres se rematan con almenas piramidales.

Digno de mención es el acceso flanqueado por dos estructuras cúbicas que le servían de defensa. También, hay que destacar que una parte del terreno se adentraba en el mar.

¿Por qué no hay que perderse una visita al Castillo de San Miguel?

Primero de todo hay que destacar las vistas que podemos disfrutar desde el Castillo de San Miguel, tanto del mar, como de la vega y las montañas de los alrededores de la ciudad.

Además, en el centro del castillo está el pabellón de estilo neoclásico construido en el siglo XVIII, el cual alberga el museo de la historia de Almuñécar.

Donde se puede conocer toda la progresión del castillo a través de los siglos, y cómo cada una de las culturas que han pasado por aquí han ejercido su impacto.

También hay que destacar que su valiosa colección, contiene desde restos de la época argárica hasta aquellos pertenecientes al final de la Edad Media. Entre los que destacan: los ajuares procedentes de la necrópolis de Puente de Noy o los materiales encontrados en la factoría de salazón; El vaso de Apofis I; los vasos de alabastro; la escultura de la diosa Minerva; las monedas acuñadas en la ceca de Sexi, etc…

También dentro puede disfrutar de un vídeo que muestra cómo eran los tiempos durante estos períodos. Pero si esto al visitante le parece poco, aún hay más atracciones interesantes como túneles, grandes habitaciones construidas en las torres, e incluso mazmorras utilizadas durante la Inquisición Española donde todavía se pueden observar esqueletos humanos.

¿Cómo llegar a Castillo San Miguel?

Tags:
Previous Article
Next Article

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *